TEPT, abuso de sustancias y juventud en comunidades rurales


 El abuso de sustancias está aumentando entre los adolescentes de las comunidades rurales de Santa Marta. Estos jóvenes son los hijos y nietos de los veteranos de la guerra civil de Salvador que casi no han recibido tratamiento para el trastorno de estrés postraumático (TEPT). Los padres con TEPT se auto medican con alcohol para tratar los síntomas del trauma.

Las investigaciones muestran una relación entre el PTSD de los padres, la angustia y los problemas de conducta de los niños. Los estudios en humanos expuestos a condiciones traumáticas sugieren sutiles cambios biológicos y de salud en sus hijos. El trauma emocional de los niños separados de sus padres que emigran a los Estados Unidos también desencadena sutiles alteraciones biológicas que sugieren que los niños incluso podrían pasarlos a sus propios hijos. El PTSD no es una experiencia individual, de hecho, se hereda. .

El aislamiento, la pobreza, el desempleo y la falta de atención de salud mental hacen que sea especialmente difícil combatir el PTSD en las comunidades rurales, lo que hace que la prevención, el tratamiento y la recuperación sean inalcanzables. No debería sorprender que el abuso de alcohol, marihuana, tabaco y drogas esté creciendo entre los jóvenes de Santa Marta.

Los líderes comunitarios enfrentan desafíos, pero no han establecido la conexión entre el trastorno de estrés postraumático de los padres y el abuso de sustancias de sus hijos.

Las agencias gubernamentales invitaron a la Asociación CoCoSI y al liderazgo comunitario a participar en un nuevo proyecto piloto antidrogas para responder al creciente abuso de sustancias. El proyecto piloto se desarrollaría en Santa Marta; los facilitadores luego lo llevarían a otras comunidades rurales. Se eligió a Santa Marta por su conocido éxito en el liderazgo y la organización de la comunidad.

El gobierno salvadoreño está intentando desarrollar y organizar actividades sin ningún respaldo financiero para este proyecto.

No hay centros de tratamiento de adicciones a las drogas en El Salvador, ni supervisión efectiva, ni seguimiento ni tratamiento subvencionado para usuarios de sustancias. Además, su atención se centra en el tratamiento de los síntomas del abuso de sustancias y no es urgente abordar las raíces del problema.